Formación continua, un valor seguro para empresas y profesionales

Para los profesionales, la formación continua significa estar a la par con las nuevas generaciones de profesionales que se van incorporando al mercado laboral

Prácticamente todos los profesionales deberían seguir formándose en toda su etapa laboral, no sólo para la mejora de competencias, ya que están en un continuo cambio y se necesita estar al día de las constantes novedades, sino que es una forma de reciclarse en un panorama laboral cada vez más competitivo y no quedarse atrás con respecto a otros profesionales.

Antal International analiza los beneficios de la formación continua tanto para empresas como para los trabajadores que forman parte de ellas.

En un contexto en el que nos precipitamos a una nueva revolución industrial, donde desaparecerán puestos de trabajos en pro de las máquinas y el mundo digital, existe la necesidad de reciclarse para no quedar obsoleto. Sin embargo, los cambios también significan oportunidades para todos aquellos que sepan aprovecharse de ellas y para que esta revolución de lo digital se haga palpable, se va a necesitar que haya profesionales cualificados que sean capaces de hacerlo realidad: Programadores, ingenieros, científicos…La formación constante puede ser la clave para todos aquellos profesionales que quieran formar parte de esta revolución de las máquinas.

Para las empresas, la formación continua significa un valor añadido, ya que los trabajadores van a apreciar ese tiempo y esfuerzo en mantenerles actualizados y adaptados a un mercado laboral competitivo. Además, esta formación va a mejorar la atención que los trabajadores proporcionen a sus clientes, ya que estarán al tanto de las novedades de su sector.

Para los profesionales, la formación constante no sólo significa el reciclaje en su día a día laboral, es decir, mantenerse al tanto de las tendencias de su sector, sino que va a significar estar a la par con las nuevas generaciones de profesionales que van a la vanguardia con las novedades y que se van incorporando al mercado laboral. Esto es de especial relevancia en los conocimientos tecnológicos en continuo cambio. Por otra parte, la formación continua va a permitir a los profesionales adquirir conocimientos nuevos que les permitan cambiar el rumbo de su trayectoria profesional o cambiar de sector por uno con mayores oportunidades. Por último, la asistencia a cursos, seminarios o congresos que favorezcan esta formación, permite que los profesionales estén en contacto con gurús de su sector o que puedan ampliar la red de contactos con profesionales de sectores o proyectos afines.