Qué buscan los millennials en una empresa

Es la generación que se ha incorporado al mercado laboral en la crisis, en un contexto de paro y con un gran sentimiento de frustración

Perezosos, narcisistas y pegados al móvil… Son algunos de los calificativos que se les vienen a la cabeza a las generaciones predecesoras de los millennials, la generación de aquellos nacidos entre 1982 y 2004.

Es la generación que se ha incorporado al mercado laboral en la crisis, en un contexto de paro y con un gran sentimiento de frustración. Nacidos en un estado del bienestar, se les tacha de caprichosos ya que no suelen durar mucho tiempo en un mismo trabajo. Si bien es cierto que tras la crisis se ha extendido una temporalidad en los contratos de trabajo, cada vez será menos común ver trabajadores que sólo hayan trabajado en una empresa en toda durante toda su carrera profesional.

Desde Antal International, consultora experta en la selección de personal especializado, analizamos la generación de los millennials en el ámbito laboral.

Esta generación ha crecido con la tecnología, internet y redes sociales, que suelen dominar en diferentes dispositivos. Como todavía no suelen tener cargas familiares, quieren ganar experiencia y ‘vivir la vida’, no tanto pensando en el salario si el proyecto es interesante. Además están abiertos a una mayor movilidad, incluso de ámbito internacional.

La mayoría de los integrantes de esta generación está dispuesta a cambiar de trabajo si mejoran sus condiciones laborales, por lo que podría pensarse que los millennials están menos comprometidos con las empresas. Sin embargo, les importa mucho tener proyectos que les apasione, valoran enormemente la flexibilidad laboral, quieren sentirse apreciados por su trabajo, crecer profesionalmente y formar parte de un buen ambiente laboral. En definitiva, suelen ser profesionales que ven en el cambio laboral una forma de crecer y conseguir una mayor proyección si ven que en su empresa no se lo proporcionan.

Al final, no hay que olvidar, que cada generación tiende a simpatizar con su propia situación y la categorización de las generaciones sólo sirve para estigmatizar unas u otras. Lo mejor es ver a los candidatos obviando en qué año ha nacido y teniendo más en cuenta su predisposición para trabajar, así como su capacitación para un puesto concreto.

En las empresas pueden convivir diferentes generaciones, tanto trabajadores junior, que pueden dar una visión fresca a los proyectos, como un trabajador senior, que aporta su experiencia. No es razonable prescindir de unos u otros a razón de su edad, ya que las diferentes generaciones cohabitando una empresa pueden dar un valor añadido a esta.