Construir una marca personal para encontrar empleo

Las redes sociales, los blog, las páginas personales… Son herramientas que nos permiten al público general formar nuestra marca personal

Todo el mundo cuenta con una marca personal, ya que esta se forma no sólo con nuestras acciones, sino con lo que los demás perciben de nosotros. Ahora bien, es importante saber gestionar la marca personal para ser capaces de utilizarla a nuestro favor, por ejemplo, para darnos una ventaja frente a los otros candidatos de un proceso de selección.

Las redes sociales, los blog, las páginas personales… Son herramientas que nos permiten al público general formar nuestra marca personal, y más importante, hacerla llegar a un mayor público, por ejemplo, a reclutadores. Estas herramientas te permiten mostrar la experiencia en tu sector o el portfolio de tus trabajos, así como tener una plataforma en la que puedas tener profesionales de tu mismo campo y contacto con personas interesadas en tu trabajo.

Desde Antal International, consultora experta en la selección de personal especializado, hemos identificado cuáles son las claves para la gestión correcta de la marca personal:

Honestidad: No finjas lo que no eres. Es un error querer crear una imagen que no se corresponde con la realidad. Muestra quién eres y qué es lo que sabes hacer. Si encajas con un puesto de trabajo, el reclutador lo sabrá con ver tu experiencia o trabajo.

Transparencia: No tengas miedo a mostrar tu trabajo, ya sea compartiendo tu perfil en una red profesional como Linkedin, tu portfolio en una web personal o compartir tu experiencia profesional en un blog. No escondas tu mundo profesional.

Aprovecha las herramientas 2.0: Internet es un escaparate que te permite, de forma sencilla, mostrar tu trabajo y experiencia. Usa las herramientas que hay a tu disposición y diferénciate de tu competencia.

Más allá del CV: Cada vez se valora más la personalidad de los candidatos para estar seguros de que van a encajar en la filosofía y valores de la empresa. Aspectos como mostrar las aficiones, los hobbies o cómo ocupas el tiempo libre, pueden marcar la diferencia a la hora de ser contratado.