Por qué tu empresa no consigue cubrir una vacante

Las empresas deben hacer un análisis del mercado laboral y de su competencia para ver los puntos de mejora y adecuarse a un mercado cambiante en el que los candidatos tienen más ofertas para elegir.

El mercado laboral ha empezado a cambiar y nos encontramos en un momento en el que los candidatos tienen cada vez más poder en los procesos de selección, por lo que las empresas contratantes deben hacer un ejercicio de reflexión y adaptarse al nuevo panorama empresarial.

Desde Antal International, consultora experta en la selección de personal especializado, hemos analizado las razones por las que los candidatos no se interesan por una oferta.

Dado que los candidatos tienen actualmente más opciones para elegir, las empresas se ven en la necesidad de flexibilizar sus ofertas, analizar a sus competidores y adaptar sus ofertas al mercado cambiante.

La principal razón por la que los candidatos deciden no inscribirse o no seguir en un proceso de selección es el salario. Un salario poco competitivo hará que los candidatos no se interesen por la oferta o permanezcan en ella hasta que encuentren una oferta con un salario más competitivo.

Sin embargo, el salario no lo es todo, algunos candidatos aceptan un salario menor de sus expectativas siempre que la empresa ofrezca un plan de carrera profesional. La opción de conseguir experiencia y crecer dentro de una compañía puede compensar un salario menor que en la competencia y es otra forma de retener el talento.

Otra de las razones por la que los candidatos deciden no aplicar a una oferta o rechazar seguir en un proceso de selección es una mala reputación de una empresa. Mientras que una empresa de prestigio o renombre, con un buen clima laboral, puede conseguir candidatos que, a priori, no estarían interesados por tener un salario mayor al ofertado, una empresa con mala reputación o un mal clima laboral puede conseguir lo contrario, que no cubran sus vacantes aunque ofrezcan salarios mayores que su competencia.

Las empresas contratantes, por lo tanto, deben hacer un análisis del mercado laboral y de su competencia para ver los puntos de mejora y adecuarse a un mercado cambiante en el que los candidatos tienen más ofertas para elegir.